Posteado por: bisbiseos | diciembre 10, 2009

La Pampa tiene … el Caldén

Los mapuches le decían “huichru”, cuya fonética es “huitru”. Nombre científico: Prosopis caldenia Burk.

Especie del género Prosopis: árboles de leguminosas con espinas

, de regiones subtropical

es de Argentina.

Prospera en suelo arenoso y árido y resiste sequía, desarrollando un sistema radicular extremadamente profundo.

Este corpulento árbol de la familia de las mimosáceas puede alcanzar 12 metros de altura e incluso llegar hasta los 25 m. El Tronco puede tener  hasta 1–1,5 m de diámetro, con amplia copa redondeada de unos 15

m. Tronco corto de 20 a 80 cm de diámetro, en especímenes muy añosos puede alcanzar hasta 1,5 m.  Su corteza es castaño grisáceo muy gruesa y rugosa con fisuras longitudinales y transversales.

Hojas

Las hojas de este árbol son bipinaticompuestas, caducas, alternas y pequeñas. Su ramaje es tortuoso, con espinas cónicas dispuestas de a pares en los nudos.

Flores

Sus flores son perfectas, completas, pequeñas y se agrupan en espigas pendulares amarillentas de aproximadamente 5 a 8 cm. de longitud. Florece entre octubre y noviembre y fructifica a fines de diciembre y enero. Pierde sus hojas al entrar en invierno, de junio a julio, y rebrota en setiembre-octubre.

Frutos

El fruto del Caldén es una vaina o chaucha carnosa achatada, a veces encorvada o espiralada de entre 10 y l5 cm. por 1 cm., amarillenta con estrías violáceas. Su sabor es amargo y astringente.

Fue en la Pampa donde en décadas pasadas existían extensos caldenales, pero el paso el ferrocarril inició el proceso de degradación del bosque original.

El caldenal es un bosque luminoso. Los árboles mantienen entre sí distancias tales que no permiten que se afecten unos a otros. Esa es la razón para que sus copas sean normalmente abiertas. Cada árbol ocupa una superficie a su alrededor determinada por la ocupación de sus raíces, lo que le asegura la cantidad de agua necesaria en años de sequía.

El bosque de caldén se extiende desde el centro y sur de la provincia de Córdoba, sur de San Luis, centro de La Pampa hasta el sur de la provincia de la Pampa, según Cabrera (1976). Constituye el distrito del caldén en la Provincia Fitogeográfica del Espinal, que cubre en forma discontinua unas 200.000 has.

Los indios ranqueles

En la actual provincia de La Pampa y las regiones adyacentes de Córdoba y San Luis habitaron los indios Ranqueles, los cuales tenían su propio idioma (Chedungun) y poseían además un importante conocimiento de las plantas silvestres y cultivadas del lugar . Uno de los árboles más importantes, y que actualmente también puebla la región, es el caldén . Su nombre en idioma indígena es “Trumpel Witru” que significa “árbol que da el trumpel”, en alusión al fruto del caldén (witru= árbol y trumpel= fruto del cálden o chaucha, el cual es siempre de forma helicoidal con media, una o dos vueltas). Es comestible y cuando cae constituye un forraje de importancia para la hacienda.

Por sus características y abundancia en la región, el caldén fue y es un recurso de primera importancia. La madera es útil para construcciones y los Ranqueles la utilizaron para los parantes y cumbrera del toldo. Se usa actualmente para la estructura de los ranchos, ramadas, corrales, cercos y aguadas.

Dos reservas pampeanas protegen hoy porciones de los antiguos bosques: El Parque Nacional Lihuel Calel y la Reserva Provincial Luro.

Usos

El Caldén es una especie apta para manejo agroforestal, se la reconoce como melífera y aporta materia orgánica y otros nutrientes al suelo. Su fruto suele ser comido por el ganado y la fauna silvestre.

También el árbol emblemático de los pampeanos merece un reconocimiento, ya que un histórico malentendido lo relegó al olvido y facilitó la deforestación: desde mediados del siglo XVIII, las familias acomodadas de Buenos Aires echaron a rodar el mito de que “La Pampa tiene el ombú”, al referirse al caldén, cuya madera preciada sirvió de combustible para las panaderías y calderas de locomotoras durante la Primera Guerra Mundial, cuando escaseó el carbón de Gran Bretaña.

La Leyenda del Caldén (huitrú)

(Por Alicia V. Villapol de Cardoso – Icha)

En una pacífica tribu ranquelina mapuche, de las tantas que habitaban LA PAMPA vivía Huitrú, un peñí que correteaba como todos, por esta mapu que le pertenecía.

Era hostil y rebelde y, aunque pequeño, se daba cuenta de las penurias, sufrimientos y persecuciones de las que eran objeto.

Fue creciendo. Se convirtió en un joven fuerte y valeroso, con un solo ideal defender a su raza de las opresiones. Por esta causa fue perseguido y hostigado por sus caiñé.

Un día, al resistirse al saqueo de la toldería, fue capturado y mostrado como trofeo por sus adversarios, llevándolo lejos del lugar.

Esa misma noche, amparándose en la oscuridad reinante, logró escapar para buscar ayuda en otras tribus cercanas.

Cuando sus caiñé notaron que el indómito y bravo joven se había fugado, comenzaron a perseguirlo.

En su huida, Huitrú no se dio cuenta que se internaba cada vez más en el corazón del monte pampeano. En un momento se encontró enredado en unos bajos y enmarañados arbustos, y por más que luchó no pudo desligarse de sus ataduras.

Estaba sediento. Su cuerpo sangraba por las heridas que habían provocado las ramas y las relín. Su mollfun iba filtrándose en el suelo y atándolo cada vez mas.

Al verse perdido se encomendó a su Dios, guitu wuta chao, para que amparara a su raza a costa de su propia vida y, por un designio de éste, se lo vio de pronto convertido en un árbol frondoso, destinado a brindar alimento y sombra a sus peñi y a los animales, que serian los encargados de multiplicarlo por toda La Pampa.

Al amanecer, cuando sus hermanos y sus adversarios aún lo buscaban, sólo hallaron un imponente árbol en medio de estas extensas llanuras. El huitrú tenía las ramas cubiertas de relín, para defenderse de quienes lo quisieran cortar, y su mollfun se había convertido en una larga raíz buscando agua para saciar su sed, en lo más profundo de la mapu y poder aferrarse al hué que lo vio nacer. En el tronco se notaban las heridas sangrantes que el mapuche se hizo al huir.

Así como Huitrú (caldén) arraigado a este suelo, su raza sigue luchando por los derechos en estas tierras, afirmándose con fuerza y valor. Por eso, cuando se destruye un caldén, se mata un antepasado.

GLOSARIO

Peñí: Hermano

Nollfun: Sangre.

Mapu: Tierra. Alicia B.Villapol de Cardoso

Huitrú: Caldén.

Caiñé: Enemigo

Hué: Lugar.

Relín: Espina

Mapuche: Gente de la tierra.


Responses

  1. HOLA.!!! SOY ALICIA VILLAPOL DE CARDOSO , LA AUTORA DE LA LEYENDA DEL HUITRU (CALDEN), LO ESCRIBÍ HACE MUCHOS AÑOS, NO SABÍA QUE ESTABA EN INTERNET. ME COMENTARON QUE LOS NIÑOS DE 4TO DE LAS ESCUELAS ,TRABAJAN ESTA LEYENDA. LA VERDAD QUE NO SE QUIENES LA HAN SUBIDO A ESTE ESPACIO, SUELO IR CON MUCHO AGRADO A HABLAR CON LOS NIÑOS, (SOY DOCENTE JUBILADA)
    DE LAS ESCUELAS DE TOAY, QUE ES DONDE VIVO, PARA EXPLICAR PORQUÉ LA ESCRIBÍ Y DIALOGAR CON ELLOS. QUISIERA SABER DE QUIÉN ES ESTE ESPACIO Y QUIÉN SUBIÓ MI LEYENDA, ¡¡BAH!! YA NO ES MÍA , ES DEL LECTOR.

  2. HOLA COMO ESTA QUE LINDO EL ESPACIO LOS FELICITO Y DE PASO LES CUENTA QUE LA FOTOGRAFÍA DE LOS CALDENES FUE TOMADA EN UNA TARDECITA DE CACHIRULO, ES UN PUEBLITO DE MUY POCOS HABITANTE. ES UNA SANTIFICACIÓN PARA MI SABER QUE LA IMAGEN QUE TOME ESA TARDE LA PUEDE UTILIZAR N TAN BUEN ESPACIO.
    ME GUSTARÍA SABER DE CURIOSA NO MÁS DE DONDE USTEDES LA OBTUVIERON. SALUDOS.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: